viernes, febrero 26, 2021
Inicio Destacado

Destacado

Corta el párpado… y déjame ver

Estas últimas dos semanas, estuve revisando la saga que hizo famoso a Silvester Stallone y su personaje más emblemático: Rocky Balboa.

Mi Historia con D10S

En estos últimos días, tras la desaparición física de Diego, ciertamente asistimos a la confirmación de la etimología de la palabra ídolo: “Figura o imagen que representa a un ser sobrenatural y al que se adora y se rinde culto como si fuera la divinidad misma. Por la que se siente un amor o admiración excesivos”.

La permanencia de un sello

Días pasados, estuve viendo la última realización de Quentin Tarantino, la novena de su carrera, Había una vez en Hollywood. En esta cinta de aproximadamente dos horas y cuarenta cinco minutos, el director despliega toda su impronta y...

Arañitas como las de Elvio

¡Tranquilos! No hay que salir a buscar insecticida. El título de la nota refiere a un corte de carne llamado popularmente “arañita, escondido o corte del carnicero”. Viene una cada media res (de ahí que se dice que...

Mi paso por Katz’s

Hace unos años, tuve la oportunidad de celebrar mi cumpleaños en Katz’s Delicatessen. Para los que no me conocen, tengo algunos problemas con el día en que se celebra mi llegada al mundo y, es por ello, que...

NOTAS RECOMENDADAS

Jon Bon Jovi: La historia detrás de “Blaze of glory”

Corría febrero de 1990 y la banda Bon Jovi (Jon Bon Jovi, David Bryan, Richie Sambora, Alec John Such y Tico Torres) concluía su gira denominada “New Jersey Syndicate”, que se extendió por dieciséis meses y doscientos treinta shows.

Top ten: Películas de acción de los 80

1984. Para muchxs, seguramente el libro de George Orwell, un clásico de la literatura al que alguna vez -quizás- me le anime para dejar una reseña en este blog. Para mí, en cambio, 1984 es el año en que llegó a casa la videocasetera (Noblex, para más datos) y donde comenzó una relación con el cine que no abandonaré nunca.

El otro lado del mostrador

El otro lado del mostrador: Mi nombre es Ángel Blanco. Tengo treinta y siete años y, desde hace diez, soy enfermero intensivista.