Días pasados, estuve viendo la última realización de Quentin Tarantino, la novena de su carrera, Había una vez en Hollywood.

En esta cinta de aproximadamente dos horas y cuarenta cinco minutos, el director despliega toda su impronta y demuestra, una vez más, los atributos su marca registrada.

Según sus propios comentarios, esta sería su última peli y, con la despedida, se puede decir que logra mostrar su mejor cara.
La trama es un pasaje en la vida de Rick Dalton (Leonardo DiCaprio), estrella de la TV de los años 60, y cómo, en los 70, su carrera comienza a apagarse en el momento que intenta hacer su transición al cine.
Tiene una extraña relación con su doble de riesgo (Brad Pitt), a quien usa como su “amo de llaves”.
Además, Tarantino utiliza un episodio de los más cruentos en la historia de Hollywood y de los Estados Unidos, aunque lo altera en su realidad a favor de su propio estilo cinematográfico.
Soberbia actuación de DiCaprio que demuestra, una vez más, que -hoy por hoy- está entre los tres mejores actores del cine norteamericano.
Por supuesto que la película, como todas las de Quentin, está coronada por una gran fotografía a cargo de Robert Richardson y una magistral banda de sonido que termina de darle la impronta hippie que envuelve el clima del film.
Gran espectáculo comandado por un maestro de la cinematografía.

Data importante:

Había una vez en Hollywood
Título original
Once Upon a Time in… Hollywood
Año: 2019
Duración: 165 min.
País: Estados Unidos
Dirección: Quentin Tarantino
Guión: Quentin Tarantino
Música: Varios
Fotografía: Robert Richardson
Reparto: Leonardo DiCaprio,  Brad Pitt, Margot Robbie, Emile Hirsch,  Margaret Qualley, Al Pacino, Kurt Russell,  Bruce Dern, Timothy Olyphant, Dakota Fanning, Damian Lewis,  Luke Perry,
Productora: Coproducción Estados Unidos-Reino Unido; Sony Pictures Entertainment (SPE) / Heyday Films / Visiona Romantica
Género: Thriller. Drama. Comedia
Premios 2019: Festival de Cannes: Sección oficial largometrajes a concurso

Artículo anteriorCasual y feliz encuentro
Artículo siguienteCata de vino: Martín Bruno
Me llamo Walter Petina, soy argentino, porteño y tengo 48 años. Tengo una hija de 12 años que sin dudas es el máximo logro de mi vida. Se llama Miranda (como el personaje de la “Tempestad”, de William Shakespeare) y, más allá de que sea mi hija, es un ser humano increíble. De chico y gracias a mi viejo, conocí el valor del trabajo y cómo llevar adelante un negocio. Desde hace casi veinte años, soy empresario en el sector del software y el hardware, y dediqué prácticamente toda mi vida laboral a la comercialización de productos. Trato, todo el tiempo, de mantenerme incentivado con nuevos proyectos, porque pensar y hacer nuevas cosas me trae la energía que necesito para levantarme todos los días muy temprano y con muchas pilas. Este blog es un nuevo desafío que encaro con la misma voluntad y dedicación que todo los otros. ¡Gracias!

Contestar

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.