miércoles, abril 1, 2020

Bienvenidos a mi Blog

Me llamo Walter Petina, soy argentino, porteño y tengo 48 años. Tengo una hija de 12 años que sin dudas es el máximo logro de mi vida. Se llama Miranda (como el personaje de la “Tempestad”, de William Shakespeare) y, más allá de que sea mi hija, es…

Notas destacadas

Últimas notas

Un exceso

Era una tarde de mayo, de esas que parecen arrancadas al verano. Enrique iba caminando a paso ligero por la vereda del sol y, ahí, se percató de las primeras gotas de sudor en su frente. Bajó algo la marcha sin detenerse, por miedo a no llegar a la estación a tiempo. Sacó de su bolsillo trasero izquierdo un pañuelo de color blanco que llevaba bordadas sus iniciales y se secó la transpiración provocada por el traqueteo con un gesto firme.

El cuarto “C”

Ese día, entré corriendo y cerré la puerta detrás de mí, con la certeza de que Hugo no me había podido ver, ni siquiera oír. Sentí cierto escalofrío cuando, por acción de la correntada, la puerta de entrada se me fue de la mano generando un golpe leve contra el marco, pero que yo sentí como la explosión de un cohete a fin de año.

Los tipos duros, escriben

Estaba viendo una entrevista en un canal español y el conductor del programa, en una de esas típicas preguntas, pidió al entrevistado que recomendara un libro a sus seguidores. El entrevistado no dudó y dijo: “Los desnudos y los muertos”, de Norman...

El preferido de la familia

El almacén de “Don Pérez” estaba en una esquina de donde yo vivía y -al igual que “El Preferido”- era un negocio que vendía bebidas, fiambres, pan y también preparaba algunas comidas.

El capo más capo

Una vez, charlando en una cena acerca de comidas (sí, aunque te parezca mentira me gusta hablar de comidas mientras como) y de cuál es el mejor lugar para comer tal o cual cosa, comenzó algo bien argentino que es: “Pará, pará, el/la mejor…lo/la hacen...